25 conmovedores versículos bíblicos sobre la familia

John Townsend 12-06-2023
John Townsend

La Biblia tiene mucho que decir sobre la familia. De hecho, la Palabra de Dios está llena de sabiduría y guía para cada etapa de la vida familiar. Tanto si eres soltero, casado o padre, la Biblia tiene algo que decir que te animará y bendecirá.

Una de las cosas más importantes que la Biblia nos enseña sobre las familias es que son una fuente de bendición de Dios. Dios "pone a los solitarios en familias" (Salmo 68:6), bendice a los hijos que obedecen a sus padres (Éxodo 20:12) y bendice a los padres con hijos (Salmo 127:3-5). Dios diseñó las familias para que fueran una fuente de amor, apoyo y fortaleza para nosotros.

Por desgracia, no todas las familias están a la altura de este ideal. A veces, nuestros cónyuges o hijos nos decepcionan. Otras veces, podemos tener relaciones tensas con nuestros padres o hermanos. Cuando nuestras familias no cumplen nuestras expectativas, puede ser difícil sobrellevar la situación. Pero incluso en estas situaciones, la Biblia tiene algo que decirnos para animarnos.

En Efesios 5:25-30 leemos que los maridos deben amar a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella. Este versículo nos dice que, aun cuando nuestros cónyuges sean imperfectos, estamos llamados a amarlos incondicionalmente.

Del mismo modo, en Colosenses 3:21, leemos que los padres no deben provocar a sus hijos, sino educarlos con la disciplina y la instrucción que vienen del Señor. Este versículo nos dice que incluso cuando nuestros hijos nos desobedecen, aún estamos llamados a amarlos y cuidarlos e instruirlos en los caminos de Dios.

La Biblia está llena de instrucciones sobre cómo amar a los miembros de nuestra familia, incluso cuando nuestras familias no cumplen nuestras expectativas. Dios siempre está con nosotros, incluso cuando nuestras familias nos defraudan. La Biblia nos recuerda que no estamos solos en nuestras luchas y que Dios entiende por lo que estamos pasando.

Así pues, si tiene problemas con sus relaciones familiares, sepa que puede acudir a la Biblia en busca de consuelo y orientación. Rezo para que los siguientes versículos bíblicos sobre la familia sean una fuente de aliento para usted.

Versículos bíblicos sobre la familia

Génesis 2:24

Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Génesis 18:19

Porque yo lo he elegido, para que mande a sus hijos y a su casa después de él, que guarden el camino del Señor haciendo justicia y derecho, a fin de que el Señor traiga a Abraham lo que le ha prometido.

Éxodo 20:12

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.

Deuteronomio 6:4-9

Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor; y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy estarán en tu corazón; las enseñarás diligentemente a tus hijos... Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.

Salmo 68:6

Dios pone a los solitarios en familias.

Salmo 103:13

Como un padre muestra compasión a sus hijos, así el Señor muestra compasión a los que le temen.

Salmo 127:3-5

He aquí que los hijos son una herencia del Señor, el fruto del vientre una recompensa. Como flechas en la mano de un guerrero son los hijos de la juventud. Dichoso el hombre que llena su aljaba con ellos; no será avergonzado cuando hable con sus enemigos en la puerta.

Proverbios 22:6

Educa al niño en el camino que debe seguir; aunque sea viejo no se apartará de él.

Malaquías 4:6

Y hará volver el corazón de los padres hacia los hijos y el corazón de los hijos hacia los padres.

Mateo 7:11

Si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a los que se las pidan!

Marcos 3:25

Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá mantenerse en pie.

Marcos 10:13-16

Le traían niños para que los tocara, y los discípulos les reñían. Pero Jesús, al ver esto, se indignó y les dijo: "Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que el que no reciba el reino de Dios como un niño no entrará en él." Y tomándolos en sus brazos, los bendecía, poniendosus manos en ellos.

Juan 13:34-35

Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros: como yo os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros; en esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.

Juan 15:12-13

Este es mi mandamiento: Amaos los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.

Hechos 10:2

Él y toda su familia eran devotos y temerosos de Dios; daba generosamente a los necesitados y rezaba a Dios con regularidad.

Romanos 8:15

Porque no habéis recibido el espíritu de esclavitud para caer de nuevo en el temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción como hijos, por el que clamamos: "¡Abba, Padre!".

1 Corintios 7:14

Porque el marido incrédulo es santificado a causa de su mujer, y la mujer incrédula es santificada a causa de su marido. De lo contrario, vuestros hijos serían inmundos, pero tal como son, son santos.

Colosenses 3:18-21

Esposas, someteos a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis duros con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Padres, no provoquéis a vuestros hijos, para que no se desanimen.

Efesios 5:25-30

Maridos, amad a vuestras mujeres, como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado mediante el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo en esplendor, sin mancha ni arruga ni cosa semejante, para que sea santa y sin mancha. De la misma manera, los maridos deben amar a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama aPorque nadie aborreció jamás su propia carne, sino que la alimenta y la cuida, como Cristo a la Iglesia.

Efesios 6:1-4

Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. "Honra a tu padre y a tu madre" (éste es el primer mandamiento con promesa), "para que te vaya bien y vivas largo tiempo en la tierra" Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino educadlos en la disciplina y la instrucción del Señor.

1 Timoteo 3:2-5

Por tanto, el supervisor debe ser irreprochable, marido de una sola mujer, y administrar bien su propia casa. Si alguien no sabe administrar su propia casa, ¿cómo va a cuidar de la Iglesia de Dios?

1 Timoteo 5:8

Pero si alguien no mantiene a sus parientes, y especialmente a los miembros de su familia, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

Tito 2:3-5

Asimismo, las mujeres mayores deben ser reverentes en su conducta, no calumniadoras ni esclavas del mucho vino. Deben enseñar lo que es bueno para que animen a las jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos."

Hebreos 12:7

Dios os trata como a hijos, pues ¿qué hijo hay a quien su padre no disciplina? Si se os deja sin disciplina, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos.

Santiago 1:19

Sepan esto mis amados hermanos: que cada persona sea rápida para escuchar lenta para hablar lenta para la ira.

1 Pedro 3:1-7

Igualmente, esposas, estad sujetas a vuestros propios maridos, para que, aunque algunos no obedezcan la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, cuando vean vuestra conducta respetuosa y pura.

Que tu adorno no sea externo -el trenzado del cabello y el ponerse joyas de oro, o la ropa que llevas- sino que tu adorno sea la persona oculta del corazón con la belleza imperecedera de un espíritu apacible y tranquilo, que a los ojos de Dios es muy valioso.

Porque así es como se adornaban las santas mujeres que esperaban en Dios, sometiéndose a sus propios maridos, como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor. Y vosotros sois sus hijos, si hacéis el bien y no teméis nada que sea temible.

Igualmente, maridos, vivid con vuestras mujeres de manera comprensiva, haciendo honor a la mujer como a vaso más frágil, ya que son herederas con vosotros de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no se vean obstaculizadas.

Una oración de bendición para su familia

Padre Celestial,

Todo lo bueno viene de ti.

Bendice a nuestra familia con felicidad, buena salud, amor y estabilidad económica.

Que nuestra familia se mantenga fuerte en los momentos difíciles y se regocije en los buenos. Que nuestra familia se apoye mutuamente y te busque siempre como guía y dirección.

En el nombre de Jesús ruego, Amén.

John Townsend

John Townsend es un apasionado escritor y teólogo cristiano que ha dedicado su vida a estudiar y compartir las buenas nuevas de la Biblia. Con más de 15 años de experiencia en el ministerio pastoral, John tiene un profundo conocimiento de las necesidades espirituales y los desafíos que enfrentan los cristianos en su vida diaria. Como autor del popular blog Bible Lyfe, John busca inspirar y alentar a los lectores a vivir su fe con un renovado sentido de propósito y compromiso. Es conocido por su atractivo estilo de escritura, ideas que invitan a la reflexión y consejos prácticos sobre cómo aplicar los principios bíblicos a los desafíos de la actualidad. Además de sus escritos, John también es un orador solicitado, dirige seminarios y retiros sobre temas como el discipulado, la oración y el crecimiento espiritual. Tiene una Maestría en Divinidad de una universidad teológica líder y actualmente reside en los Estados Unidos con su familia.